¿Qué estrella guió a los Reyes Magos?

¿Qué estrella guió a los Reyes Magos?

Los Reyes Magos partieron desde Oriente hasta el lugar de nacimiento de Jesús por la estrella de Belén.

El Evangelio de San Mateo explica el modo en el que los reyes procedentes de Oriente llegaron hasta Belén para adorar a Jesús: “y preguntaron: ¿Dónde está el rey de los Judíos, que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en el Este y hemos venido a adorarlo.” (Mateo, 2:2). Las dudas surgen cuando se busca una justificación astronómica a este episodio bíblico: ¿qué fenómeno astronómico pudo coincidir con el nacimiento de Cristo y servir de guía a los Reyes Magos?

Las referencias bíblicas a este astro son muy limitadas, ya que apenas existen referencias en el evangelio de San Mateo. Otro pasaje en el que se explicita su presencia lo encontramos en Mateo, 2:9: “Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en el este iba delante ellos, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño”.

Un elemento muy importante a la hora de rastrear la estrella de Belén con un fenómeno astronómico es la fecha de observación. La actual celebración de la Natividad al 25 de diciembre del año 1 se debe a una convención adoptada a tiempos previos al cristianismo, aprovechando la tradición de los festejos del solsticio de invierno. El establecimiento de año 1 procede de un error de cálculo del sabio Dionisio el Exiguo en el año 532; actualmente se intuye en estudios posteriores que la fecha real del nacimiento de Jesucristo se sitúa entre los años 7 y 5 a.C.

Se han ofrecido varias explicaciones en las que se concluye que la famosa estrella de Belén sea solo una metáfora referida a estos hechos. En el caso de los astrólogos de la antigua Grecia o del imperio romano, se asocia esta supuesta estrella con el planeta Júpiter o la estrella Regulo. Otras suposiciones apuntan a la estrella Sirio, del cinturón de la constelación de Orión.

Hipótesis sobre la estrella de Belén

El famoso escritor y profesor Isaac Asimov indagó sobre este tema en su célebre “La estrella de Belén y otros ensayos científicos”, examinando diversas alternativas para asignar la popular estrella a un fenómeno astronómico real. Podemos señalar las siguientes hipótesis:

Un cometa. Esta teoría se refuerza con las representaciones pictóricas de este hecho bíblico. El cuadro de Giotto “La adoración de los Reyes” está inspirado en el paso del cometa Halley. No existen testimonios de la época de Jesucristo sobre el paso de este cometa cerca de la tierra, pero sí hay una referencia del cometa Halley por astrónomos chinos en el año 12 a.C.

Una lluvia de meteoritos. Este fenómeno podría tener lógica atendiendo sus características (muy brillante y destacado en el cielo, una estela que puede perdurar varios minutos en el cielo). Sin embargo, queda descartado por la mención que hace Mateo en la Biblia al tratarse de una estrella en singular.

Un planeta. Otra opción que se contempla es la asociación del planeta Venus con la estrella de Belén. Esta teoría se descarta ya que desconcierta que los Reyes Magos, descritos como astrólogos con grandes conocimientos en la materia, se sorprendiesen por la situación, aspecto o comportamiento regular de este planeta.

Una supernova. En el siglo XVII Kepler avanzó esta teoría, ya que se trata de un fenómeno muy espectacular que podría haberse considerado como una guía para los Reyes Magos. Al no existir un registro histórico ni restos de supernovas conocidos, tampoco se le otorga validez a esta teoría.

Si quieres sorprender a un ser querido con un regalo que no olvidará y que perdurará en vuestro recuerdo para siempre estás en el lugar adecuado.

Regalar una Estrella

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies